miércoles, 17 de febrero de 2010

# Two faces.


... Sin saber a quién recurrir, me miré al gran espejo del baño.
"¿Por qué? ... ¿Por qué ella siempre huye? ¿Por qué siempre se esconde? No lo entiendo, dice que no necesita cariño, dice que no necesita ayuda, dice que necesita estar sola. Pero, ¿por qué? Siempre que alguien intenta levantarla cuando ella cae, solo finge ser feliz, finge ser una buena persona. Ella... Ella es la peor persona que he conocido. Es cruel, es depresiva, le cuesta sonreír. Le cuesta abrirse a los demás, y no logra confiare en nadie. Es una mala persona, se ataca a sí misma en sus pesadillas, ella es su propio enemigo. Ella no sabe distinguir lo que está bien de lo que está mal. El color de la sangre, el olor de la sangre, me recuerdan a ella... A su blanca piel que parece que fuera a quebrarse en cualquier momento, así como su mirada, que a veces expresa no tener sentimientos. Recuerdo perfectamente como se comporta ante la gente que sufre. Ella también sufre. Asique solo sonríe... No le gusta que le tengan lástima, por eso ella esconde sus sentimientos. Quiere ser fría, quiere desaparecer de éste mundo sin que nadie la moleste, ella solo quiere que la dejen en su blanca habitación, donde siempre debería estar."

No lo comprendo...

"Deja de fingirlo todo, deja de mentir, deja de ser así. Déjame, sal de mi vida. Suelta las armas, suela el cuchillo, suelta mi alma, suelta mi mano... Déjame ir... No quiero estar atada a ti."

Doy media vuelta. Mi reflejo... es ella.

1 comentario:

  1. Te ataré entonces a mi...así podemos caer juntas...y levantarnos...¿si?

    ResponderEliminar